Seleccionar página

Desde nuestro salón de belleza en Coslada queremos ofrecerte algunos consejos para elegir la crema facial que más te convenga según las propias características de tu piel. Las cremas faciales pueden tener una serie de componentes, indicaciones y textura que pueden tener gran importancia a la hora de hacer una elección u otra. El cuidado facial forma parte de los tratamientos de belleza esenciales que debes tener en cuenta y que puedes aplicarte en Luna de Pao.

1.- El primer criterio a tener en cuenta es la edad

El primer criterio a la hora de escoger una crema facial es la edad. Las cremas faciales no tienen los mismos componentes ni las mismas indicaciones en función de ella. Por lo tanto, debemos establecer tres categorías.

Pieles jóvenes

En el caso de las pieles jóvenes normalmente hay exceso de grasa que de hecho provoca la aparición de puntos negros y acné. Es por ello que este tipo de pieles deben tratarse con cremas faciales que posean agentes purificantes para eliminar el exceso de secreción grasa.

Pieles adultas

La piel adulta es aquella que llega hasta aproximadamente los cuarenta años. Se trata de una piel más equilibrada en la que la elección seguirá más bien el segundo tipo de criterio del que hablaremos más adelante que se refiere específicamente al tipo de piel que tengas. Las pieles adultas no requieren de hidratación ni de principios activos que las mantengan tersas por norma general.

Piel madura

Es el tipo de piel que se da a partir de los cuarenta años de edad. Generalmente tienen grandes necesidades de hidratación así como principios que actúen sobre sus arrugas activando de nuevo las funciones responsables de que se vea como una piel tersa.

2.- Escoge tu crema en función de sus propias características

En primer lugar, es importante que establezcamos un buen diagnóstico sobre el tipo de piel que tenemos. Para ello, podemos emplear una serie de criterios.

Piel grasa

En el caso de tener piel grasa hay que entender que la razón está en la secreción de nuestras glándulas sebáceas. Es así que en dichos casos debemos escoger una crema de textura ligera que tenga escasa concentración de aceites y con principios activos que nos ayuden a regular dichas secreciones. Estas cremas hacen labor purificante, con lo que nos ayudan a evitar que aparezcan puntos negros en nuestra piel.

Pieles mixtas

En el caso de tener una piel mixta en la que existan diferentes zonas con más o menos grasa, debemos escoger una crema que sea rica en hidratantes y que al mismo tiempo regule en cierto modo la secreción de las glándulas sebáceas. Estas secreciones suelen darse sobre todo en la zona alrededor de la nariz y la frente.

Piel seca

En el caso de la piel seca sucede lo contrario que en las grasas. Lo que debemos hacer es escoger una crema facial que tenga gran contenido de aceites naturales. Estos nos ayudan a establecer normalidad en el manto hidrolipídico de nuestra piel. De paso, evita uno de los principales resultados en las pieles secas que son la descamación y la tirantez.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies